El pasado 7 de mayo, se constituyó la Comisión Investigadora que deberá recabar información respecto de las actuaciones del Ministerio de Salud y de la División de Inversiones de la Subsecretaría de Redes Asistenciales en los procesos de licitación del nuevo hospital de Buin y Paine.

Esto, luego de que se descubriera una red de corrupción, que entre otras cosas, contrató a 19 profesionales que nunca fueron a trabajar, pero si recibieron sus respectivas remuneraciones.

“Se descubrió que 19 profesionales contratados para la elaboración del proyecto por el Minsal, nunca fueron a trabajar, 19 trabajadores fantasmas, que recibieron de igual forma sus honorarios, los que van desde los $937 mil hasta los $3 millones 750 mil”, detalló el parlamentario socialista.

Soto, precisó además que “peor aún, es que parte de sus ingresos (de los trabajadores) lo iban a dejar a la División de Inversiones del Ministerio de Salud, a modo de gratitud por haber sido contratados”.

Por ello, confirmó el diputado, “Iniciamos una comisión investigadora para que revise a fondo los detalles de funcionamiento de esta red de corrupción y sus ramificaciones, porque lo que se hizo no tiene nombre. Es un verdadero crimen social, que golpea a los vecinos de Buin y Paine, en un proyecto tan importante y necesario para la comunidad. Por eso, vamos a llegar al fondo de esto, caiga quien caiga”